Atenas, el Partenón.

por Fina´s y Mar.  -  28 Febrero 2019, 20:14  -  #Viajes Lugares y Eventos, #fotografia

Coincidiendo con el declive de la civilización minoica que se desarrollo en la isla de Creta, en la Grecia continental  los nómadas indoeuropeos procedentes del Epiro y de los Balcanes, se van asentando creando una nueva e importante cultura que se ha denominado "civilización micénica" y que experimenta un gran desarrollo sobre los años 1.600-1.100 a.C.

 

Su nombre deriva de la antigua ciudad de Micenas, aunque también es conocida como la "civilización aquea".

 

Micenas se convirtió en la ciudad mas poderosa de su tiempo, un centro de poder y de riqueza seguido de otras ciudades importantes como Pilos, Tebas, Tirinto y la misma Atenas. Parece que la Acrópolis se construyó sobre un antiguo poblado micénico fortificado. 

 

Eran un pueblo fundamentalmente guerrero que se fue expandiendo por el mar Egeo llegando a Creta hacia el año 1.400 c.C. La sociedad micénica se organizaba en ciudades independientes;  sus monarcas vivían en palacios fortificados que se situaban sobre las colinas para asegurar su defensa.

Atenas, el Partenón.

El Partenón es el monumento mas representativo de la antigua civilización griega.  Conocido y admirado en todo el mundo, se puede ver desde la ciudad luciendo en lo alto de  la Acrópolis a 156 m de altitud. Fue declarado por la UNESCO patrimonio de la Humanidad en 1987. 

 

La Acrópolis, que significa ciudad en lo alto, fue concebida como un recinto fortificado y lugar de culto. El Partenón fue el primer monumento que se empezó a construir en el año 448/447 seguido de los Propíleos, del templo de Atenea Nike y del Erecteion. 

 

Situado en la zona sur de la Acrópolis, está construido en mármol blanco del monte Pentélico. El templo dedicado a la Diosa Atenea Parthenos, protectora de Atenas, albergaba en su interior una enorme estatua crisoelefantina de oro y marfil de la Dios  así como el tesoro del templo.

 

Su arquitectura es un bellísimo ejemplo del orden dórico griego si bien combina elementos jónicos. De planta rectangular, se apoya sobre una base constituida por tres gradas con una columnata externa, peristasis, de ocho columnas en los lados cortos y diecisiete en los lados largos.

Aunque lo pueda parecer, no todas las columnas son iguales. De hecho para que el templo pudiera ser percibido por el ojo humano como  perfecto y armónico, los arquitectos realizaron algunas correcciones matemáticas de gran precisión. Por ejemplo, las columnas están ligeramente inclinadas hacia el centro y no guardan la misma distancia entre si; además  las columnas de las esquinas son un 2,5 % mas anchas que el resto. 

 

 

En cuanto al entablamento y el estilobato, son ligeramente convexos. 

 

 

Según Heliodoro: " El objetivo del arquitecto es dar a su obra una apariencia bien proporccionada y recurrir en lo posible a medios correctivos de ilusión óptica, con vistas a un equilibrio simulado de medidas y proporciones."

La Naos o Cella, nombre que recibía la sala principal del templo, estaba dividida en tres naves por una columnata de estilo dórico, dobles columnas dispuestas en dos pisos enmarcando la estatua de Atenea. 

 

Al fondo de la nave central se encontraba la estatua de la Diosa Atenea, obra de Fidias. De 12 m de altura, su estructura interna era de madera y el exterior estaba revestido de marfil y oro. La Diosa estaba representada en armas, sosteniendo una Niké, Victoria, en la mano derecha de dos metros de altura. El yelmo estaba adornado con esfinges y en su escudo se podían observar escenas de la batalla entre las Amazonas y  los Centauros. En la base de la estatua estaba representado el mito de Pandora.

 

Detrás de la Diosa se encontraba una pequeña sala donde se custodiaba el tesoro del templo, conocida como Partenóncámara de las Vestales.

Atenas, el Partenón.

Las columnas sostenían el arquitrabe y el friso en el que se alternaban triglifos (formados por estrías verticales)  y metopas de 1 metro y medio de altura. En ellas se representaban cuatro periodos mitológicos en los que Atenas había participado. 

 

Y sobre el friso se disponía la cornisa. En los lados menores entre la cornisa y la cubierta quedaba un espacio triangular conocido como frontón que estaba decorado con esculturas. 

 

Otra característica del Partenón es que tenía dos pórticos, el anterior o Pronaos, el vestíbulo que precede a la naos,  y el posterior o Opistodomos en la parte trasera.

Atenas, el Partenón.

Por desgracia el Partenón ha sufrido importantes daños a lo largo del tiempo. Y   no solo por catástrofes naturales como incendios y terremotos, sino también por la mano del hombre. Al adoptarse el cristianismo como religión oficial se prohibió el culto a los dioses paganos lo que supuso que se perdiera parte de la decoración al considerarse profana además de otros cambios. Con la llegada de los turcos a mediados del siglo XV, el Partenón pasa a ser mezquita aunque el mayor destrozo llegó en el siglo XVII cuando se convirtió en un polvorín que fue bombardeado por los venecianos.  

 

Finalmente en el año 1801 Lord Elgin, diplomático y arqueólogo británico, compró a los turcos gran parte de la decoración del Partenón, estatuas procedentes de los frontones, metopas y gran parte del friso.  

 

Lo que parece mentira es que aún quede en pie. Os dejo el siguiente enlace para ver parte de lo expuesto en el Museo Británico. 

 

Para subir a la Acrópolis es recomendable llevar un zapato cómodo ya  que el terreno es un poco resbaladizo. El calor sofocante en los meses de verano y la cantidad de gente  no ayuda mucho.

 

 

Sin embargo, cuando estas  frente al Partenón sientes algo especial. Hay que detenerse a mirar....  detenerse  a respirar. Cuantas personas antes que tu pisaron esa tierra! cuantas personas entraron en los templos a rezar a sus dioses! Un lugar de culto que llegó a la perfección en su arquitectura y escultura, imitado y admirado una y otra vez por siempre.

Atenas, el Partenón.

En la ladera sur de la Acrópolis se encuentra el Odeón de Herodes Atico,. Es uno de los antiguos teatros griegos que se conservan en Atenas, más pequeño que el Teatro de Dionisio.

 

Fue mandado construir por Herodes Atica, un ciudadano ateniense a mediados del siglo II d.C. para donarlo a la ciudad. Tiene una capacidad de 5.000 espectadores.

 

En la actualidad ha sido totalmente restaurado y se sigue usando para espectáculos teatrales y conciertos. Su cavea semicircular de mármol del monte Imeto está dividida en dos sectores por un corredor. El antiguo edificio de la orchestra media casi 30 m de altura y la fachada de 3 pisos estaba decorada con columnas y nichos para estatuas.

Atenas, el Partenón.

Bibliografía:

Enmanuele Greco: Atenas, monumentos en el pasado y en el presente.

Pilar León Alonso; El arte griego. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: