Siena ( II parte); Catedral de Santa María Assunta.

por Fina´s y Mar.  -  22 Marzo 2020, 18:49  -  #Viajes Lugares y Eventos, #fotografia

Siena es una bellísima ciudad medieval. En la Alta Edad Media llegó a ser ciudad independiente extendiendo sus dominios por la Toscana. Una época de esplendor económico, político y por supuesto, artístico.  Todo el centro histórico fue  declarado por la Unesco en el año 1995 Patrimonio de la Humanidad. 

 

A mediados del siglo XII,  con la primera expansión de la ciudad  se empieza a construir la catedral sobre un templo ya existente, una basílica del románico tardío cuyas obras estaban muy avanzadas. En el año 1258 los cistercienses se hacen cargo del nuevo proyecto y años después se le encarga a Giovanni Pisano las obras de la fachada ( 1284-1299). 

 

En el siglo XIII hubo dos reformas importantes, en el año 1.316 y 1.369. En primer lugar se prolongó el coro hacia el este construyéndose el Baptisterio. Mas tarde,  el transepto fue alargado y ensanchado elevándose la nave principal, lo que se puede apreciar fácilmente por el cambio en las incrustaciones.

El templo se construyó en el punto mas alto de la ciudad, elevándose sobre los tejados rojizos de la ciudad.  De tres naves con planta de cruz latina y crucero  se construyó sobre 12 escalones simbolizando   a los 12 apóstoles.

 

El diseño y decoración de la fachada principal es obra de Giovanni Pisano, quien no pudo terminarla ya que tuvo que abandonar la ciudad por motivos políticos. Parte de las esculturas originales están expuestas en el Museo de la Opera.

 

La fachada de estilo gótico es una de las mas bella de toda Italia. Se utilizaron diferentes tipos de mármol; blanco de Carrara, rosa de Siena y verde de Prato. 

 

En el año 1.376 Giovanni di Cecco concluyó la parte superior de la fachada compuesta de tres frontones y el rosetón que corona la portada central. Los tres grandes mosaicos de la parte frontal son obsequios de artistas venecianos del siglo XIX.

El interior del templo nos deja sobrecogidos. Bellas y esbeltas columnas múltiples de mármol blanco y verde oscuro, sostienen altos arcos de medio punto dividiendo el espacio en tres amplias naves. Los muros, arcos y bóvedas son del periodo románico tardío. 

 

El rosetón obra del artista Ulisses de Matteis  representa "la última cena de Jesús".

Siena ( II parte);  Catedral de Santa María Assunta.
Siena ( II parte);  Catedral de Santa María Assunta.
Siena ( II parte);  Catedral de Santa María Assunta.

Para visitar la Catedral y el conjunto monumental hay que adquirir el billete OPA SI PASS, un billete único con validez para tres días, lo que te permite organizar las visitas a tu aire. La taquilla se encuentra en la Piazza del Duomo, frente a la fachada principal.  

 

El billete básico comprende la visita a la Catedral con la Biblioteca Piccolomini,  el Museo de la Opera, cripta y Baptisterio además de la Panorámica desde la Catedral Nueva, "Panorama dal Facciatone". El precio del billete es de 13 o 15 €, gratuito para los menores de  años y 2 € para los niños de 7 a 11 años. Si añadimos la visita a Santa María de la Scala y  la "Porta del Cielo" el billete se pone en 25 €. 

 

 

 

 

La subida a "La Porta del Cielo" es muy recomendable. Son visitas guiadas en pequeños grupos de 18 personas. Se asciende por una estrecha escalera de caracol situada en una de las torres  para recorrer en primer lugar la zona bajo los tejados, unas estancias que estuvieron cerradas al público durante siglos. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es un paseo increíblemente bonito que nos permite admirar de cerca zonas y detalles de la cúpula que desde el suelo no podemos ver, como por ejemplo,  las grandes esculturas  doradas de los patronos de la ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

En las imágenes vemos las bóvedas del siglo XIV pintada en color azul con estrellas doradas. 

 

Siena ( II parte);  Catedral de Santa María Assunta.
Siena ( II parte);  Catedral de Santa María Assunta.

 

 

 

Salimos  al exterior  rodeando la cúpula por un estrecho pasillo, volviendo por la fachada principal. 

 

 

Hay  vistas curiosas de los tejados aunque lo que mas sorprende es la fachada de la Catedral Nueva, lo que los sieneses llaman "facciatone".

En el año 1.339, Siena en su afán de superar a las ciudades de Florencia y Pisa comenzó a construir lo que en su día tenía que ser la "Nueva Catedral" pero  una terrible epidemia de peste paralizaron las obras. Con el tiempo hubo que derrumbar parte de la estructura que amenazaba ruina  quedando en pie  la fachada que vemos. Una visita que no os debéis perder, las panorámicas de la ciudad merecen la pena.  

 

Volvemos al interior de la Catedral para visitar la "Biblioteca Piccolomini", una verdadera joya artística.  La obra fue encargada por el Papa Pío II en el año 1495 a su sobrino, el cardenal Todeschini Piccolomini.

 

En la biblioteca se recoge una importante colección de libros y manuscritos aunque lo que llama la atención del  visitante son los frescos que decoran las paredes y el techo. El artista Pinturicchio representó en la pared  episodios de la vida del Papa Pío II.

 

 

 

Otra joya de la Catedral de Siena es el Púlpito de mármol realizado por Nicola Pisano a mediados del siglo XIII.

 

Pisano, tal y como hizo en el púlpito de la catedral de Pisa, dispuso nueve columnas de granito soportando la cátedra con forma octogonal. En la base de la columna central siete figuras representan las "siete artes liberales". Las tallas representan la vida y obra de Jesucristo.

 

 

En el pasillo lateral izquierda se encuentra el Altar Piccolomini construido en mármol de carrara a final del siglo XV.

 

En él podemos admirar algunas esculturas realizadas por un joven Miguel Angel.  Se trata de las esculturas de San Pablo, San Pedro, San Agustín y San Gregorio.

 

Vista de la Catedral desde  el Facciatone.  

 

La torre campanario se encuentra en el ángulo entre la nave principal y el transepto, en la cara este de la catedral, quedando los  pisos inferiores empotrados en la estructura de los muros. De planta cuadrada y de estilo románico, a principios del siglo XIV se le añadió el revestimiento de mármol con franjas blancas y verdes oscuro igual que el resto de la catedral.

 

La cúpula está coronada con una linterna obra de Lorenzo Bernini. 

 

Vista del pavimento desde la Puerta del Cielo.

 

 

Por ultimo hablar del impresionante pavimento de mármol, único en el mundo. Realizado mediante taracea muestra 56 paneles creados entre los siglos XIV y XV que representan escenas bíblicas y de la historia de Siena. 

Bibliografía: Arte y Arquitectura Toscana. 

                     Anne Mueller von der Haegen y Ruth Strasser.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: