Siena, Plaza del Campo y Torre del Mangia.

por Fina´s y Mar.  -  27 Enero 2020, 18:36  -  #Viajes Lugares y Eventos, #fotografia

Continuamos nuestro viaje por la Toscana en tren. Siempre me gustó el ambiente de las estaciones de tren, un ir y venir de gente, de ilusiones, también de despedidas; lo bueno de viajar en tren es que puedes disfrutar del paisaje y olvidarte de carreteras, mapas y aparcamientos. Para ir de Lucca  a Siena  hay que hacer dos transbordos, el  primero en Pisa y el segundo en la ciudad de Empoli. Son trayectos cortos, baratos y los billetes se pueden comprar por internet fácilmente desde casa.  

 

Llegamos al mediodía, hora de comer, así que dejamos las maletas y nos fuimos  paseando hacia el centro. Desde la Piazza La Lizza, donde se encontraba el hotel, vamos callejeando todo cuesta abajo  hasta   asomarnos por uno de los arcos de entrada  a la Plaza del Campo. Es realmente preciosa, una auténtica plaza medieval detenida en el tiempo. No importa cuantas veces la hayamos visto en películas, fotos y documentales... estar allí impone. Como también imponía un sol de justicia, por lo que decidimos sin mas entrar en algún sitio para comer y volver más tarde.

Siena, Plaza del Campo y Torre del Mangia.

La plaza del Campo  se construyó en una zona baja de la ciudad  aprovechando el desnivel natural del terreno.  En un principio la plaza se  prolongaba mas allá  del Palacio Público hasta campo abierto, de ahí su nombre, "il Campo". 

Al frente,  en la zona mas baja y cerrando la plaza, se construyó a finales del siglo XIII el Palacio Público como sede permanente del Consejo de Siena, también conocido como el "Gobierno de los Nueve", ya que fueron nueve los gremios sieneses que gobernaron la ciudad hasta mediados del siglo XIV. Un periodo de estabilidad que supuso para  Siena un importante desarrollo económico y artístico. 

 

El Palacio de estilo gótico condicionó la arquitectura de la plaza ya que se dictaron normas para que  se respetara la estética de la plaza. En la fachada, con forma ligeramente cóncava,  contrasta el  blanco de los bloques de travertino con el color rojizo de los ladrillos.  En la planta baja vemos los típicos arcos sieneses, un tipo de arco ojival ( el arco ojival está formado por dos partes curvas que se unen en la parte superior en un ángulo puntiagudo). Y bajo los arcos, el escudo blanco y negro de la ciudad, "la Balzana". En las plantas superiores, las ventanas trifoliadas con delgadas columnas le dan un aire elegante al conjunto.

En la fachada destacan los arcos góticos de una pequeña Capilla construida a mediados del siglo XIV, tras una  terrible epidemia de peste que asolo la ciudad. La Capilla di Piazza fue levantada a los pies de la Torre por los sieneses que sobrevivieron en agradecimiento a la Santísima Virgen. Por dicho motivo se hizo una excepción a las normas urbanísticas vigentes dejando que sobresaliera del resto de los edificios de la plaza. Se trata de una pequeña capilla abierta de planta cuadrada. En la segunda mitad del siglo XV el techo de madera fue sustituido por una bóveda de mármol. 

 

En la actualidad, el Palacio Público ademas de ser la sede del Ayuntamiento alberga el Museo Cívico, reutilizando lo que un día fueron los salones de gala del antiguo Gobierno.

 

 

 

Aunque no solemos hacerlo, en la Plaza del Campo hay que fijarse en el suelo.  La piedra blanca y los ladrillos rojos se combinan en forma de estrella dividiendo la plaza en  9 segmentos en recuerdo al Gobierno de  los Nueve.  Este empedrado que data del año 1.347, unió para siempre a los nueve gremios con la Plaza y con la ciudad.

 

 

La Torre del Mangia es la mas alta de la ciudad con una altura total de 102 m. 

 

 

Subir a la torre no es tarea fácil; a los 415 escalones hay que sumarle el calor de los días de verano y la media hora que tienes para subir, disfrutar del paisaje y bajar.  Al comprar la entrada puedes elegir la hora, así no tienes que esperar largas colas. 

 

 

La torre de ladrillo rojo, se construyó  entre los años 1.325-1.348.  Delgada y esbelta sobresale entre los tejados rojos de Siena. Las vistas  desde la torre merecen la pena,  es una belleza de ciudad además de alegre y acogedora.

 

 

La estructura almenada realizada en travertino blanco se termino a mediados del siglo XIV.

 

 

La campana original fue sustituida por otra mayor en el año 1.666. El armazón de hierro que sujeta la campana, conocida popularmente como "sunto" al estar consagrada a Maria Assunta, corona la torre desde el siglo XVII.  

 

 

 

En la parte mas alta de la Plaza existía desde el año 1.342 una fuente pública que abastecía de agua a la ciudad. 

 

A principios del siglo XV Jacopo della Quercia realizó una pila de mármol decorada con bellas esculturas. En el centro, las figuras de la Virgen y el Niño rodeados de otras que representan las virtudes cristianas, escenas de la Creación de los orígenes legendarios de Siena. Las esculturas originales se pueden ver en el Palacio Público. 

 

Siena, Plaza del Campo y Torre del Mangia.
Siena, Plaza del Campo y Torre del Mangia.

Delimitando la plaza por el noreste se encuentra  el Palacio Sansedoni. Obra de  Agostini de Giovanni, quien también intervino en la construcción de la torre, unió tres edificios de principios del siglo XIII formando este elegante a la vez que robusto palacio.   

 

A la izquierda del Palacio vemos uno de los arcos de entrada a la plaza y otro bajo el mismo palacio. Son calles estrechas y muy empinadas que terminan en escalinatas, llena de gente que viene y va ademas de tiendas de recuerdos por lo que es recomendable llevar un zapato cómodo y algo de paciencia.  

En total son once las calles y callejuelas por las que se puede acceder a la plaza. Por ellas acudía el pueblo cuando sonaba la campana de la torre bien para oír los decretos gubernamentales o   festejar victorias.... Y por ellas sigue transcurriendo la vida de la ciudad. Il Campo,  es  una plaza muy concurrida y con  buen ambiente tanto de día como de noche, lugar de reunión en las muchas terrazas que rodean la plaza o incluso sentado en los adoquines. Es además  donde se celebra la fiesta mas importante de Siena que atrae cada año a turistas de todas partes, la fiesta del Palio, una fiesta con mucha tradición y muy arraigada en la vida de los barrios sieneses. 

 

La fuerte rivalidad existente entre las ciudades de Siena y Florencia terminó con la victoria de Siena en la batalla Montaperti que tuvo lugar en el año 1.260. Y ello a pesar de que el ejército de los Güelfos florentinos fue muy superior en número a los Gibelinos sieneses;  éstos contaron con la ayuda de las tropas de la ciudades aliadas de Pisa y Cortona, también rivales de Florencia.

 

Esta gran victoria fue agradecida a la Virgen María, nombrándola desde entonces patrona de la ciudad. Es por ello que desde el año 1.262 las velas lucen día y noche en la capilla votiva de la Virgen en la Catedral. 

 

La fiesta del Palio que se celebra dos veces al año en las festividades de la Virgen, el 2 de julio y el 16 de agosto, tiene como finalidad conseguir el Palio, la bandera con la imagen de María, todo un orgullo para el jinete y para el barrio que resulta vencedor. Los orígenes de la fiesta se pierden en el tiempo, lo que sí parece que desde el siglo XIII se celebraban carreras de caballos a las afueras de la ciudad recordando el fin del asedio florentino; y es a partir del siglo XVII cuando se empiezan a celebrar en la misma Plaza del Campo. La carrera solo dura unos minutos pero va precedida de cuatro días de celebración con múltiples actos por toda la ciudad.

Vista desde la Torre del Mangia. Fotografía de Palmagr.

Vista desde la Torre del Mangia. Fotografía de Palmagr.

Es una vista preciosa de la ciudad con la Catedral al fondo, y es allí a donde nos dirigimos para seguir conociendo esta maravillosa ciudad.  

Bibliografía: Arte y Arquitectura Toscana.

                     Anne Mueller von der Haegen y Ruth Strasser.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: