Crucero por las islas griegas, Mykonos.

por Fina´s y Mar.  -  26 Mayo 2019, 11:33  -  #Viajes Lugares y Eventos, #fotografia

Son muchos los encantos que tiene viajar en crucero. Para mi, uno de ellos es levantarse temprano,  subir a cubierta y disfrutar de la tranquilidad del amanecer mientras que lentamente nos vamos acercando  a la costa. Es un momento de paz.

 

El buen tiempo ayuda mucho; el mar está en calma, la temperatura es muy agradable y las pocas nubes que se ven las vamos a agradecer. El viento, siempre presente en las islas, hace mas llevadero el calor de un día de verano. 

Crucero por las islas griegas, Mykonos.

La foto está sacada a las 7 y cuarto de la mañana, hora griega ( una hora mas que en España). Pronto te acostumbras al nuevo horario. 

 

Un poco mas tarde vemos llegar otros cruceros; es todo un espectáculo! una imagen que quieres grabar con fuerza en tu retina.  Pero el día ya ha comenzado, hay que bajar a desayunar y estar listos para desembarcar a las 9 en punto. 

Hemos llegado a Mykonos, la primera escala del viaje. Lo primero que no se nos puede olvidar es la "tarjeta de embarque", hay que llevarla siempre a mano; además del móvil, cámara, sombrero, gafas de sol, agua, crema protectora y dinero.

 

Nos piden un poco de paciencia para desembarcar, hay 5 cruceros en total y  las autoridades tienen que dar  permiso. No tuvimos que esperar mucho, fue rápido. 

Crucero por las islas griegas, Mykonos.

Mykonos es un pequeña isla de unos 105 km cuadrados. Forma parte del archipiélago de las Cícladas situado en el centro del Mar Egeo. En total son unas 250 islas e islotes, un verdadero puente natural entre la Grecia continental, la península del Peloponeso y  Creta. 

 

 

Pero no son las únicas. Entre las Cícladas y la costa turca están las islas del Dodecaneso y mas al norte, las denominadas islas Egeas del Norte; además de las islas Espóradas, también al norte; las islas Sarónicas al sur de Atenas. En total unas 5.000 islas, muchas de ellas deshabitadas y algunas casi desconocidas. Al sur, la gran isla de Creta marca el límite cerrando lo que parece un círculo.  

Mykonos cuenta con el Puerto Nuevo donde atracan los grandes cruceros, aunque no todos cuando son demasiados.  Está a solo 2 km de Chora, la capital de la isla  y para llegar hay que coger un taxi. 

 

Para nosotros fue mucho mas cómodo ya que el barco fondeó y las lanchas nos dejaron en el puerto pesquero o puerto viejo, que se encuentra en el mismo corazón de la ciudad.   

Hora o Chora está al este de la isla  y a 30  minutos en lancha desde el puerto pesquero se encuentra la pequeña isla de Delos. 

En el mismo puerto vemos  una pequeña iglesia ortodoxa pintada de blanco y con la cúpula azul. Son los colores de Mikonos que se repiten por toda isla. 

 

 

Desde el puerto comenzamos el paseo por sus típicas calles; hay que aprovechar que de momento no pasa nadie. Es una delicia!!

 

 

 

 

 

 

 

Recorremos las callejuelas sin prisas,  caminando lento mientras hacemos fotos  y compramos recuerdos. Mas tarde se llenan las calles de gente y es mas complicado. Aún así no pierde el encanto. 

 

 

Una cosa que me llamó mucho la atención es la cantidad de pequeñas capillas que hay entre las calles.  Algunas están abiertas y se puede entrar.   Además de otras muchas iglesias en coquetas plazoletas que se abren en el laberinto de calles, rodeadas de restaurantes y terrazas. Nos podemos imaginar la animación de estas plazas una vez que deje de dar el sol. 

Parece que son mas de 300 entre capillas e iglesias.  La mas conocida de la isla es la de la Virgen de Paraportiani declarada Monumento Cultural Nacional y que se encuentra en la colina del antiguo castillo veneciano, en el barrio de Kastro. Hay que alejarse un poco del centro y subir a la parte alta. La iglesia está toda pintada de blanco incluso la cúpula y conserva la arquitectura típica de las Cícladas.

Continuamos el paseo hacia los molinos de viento,   uno de los símbolos de Mykonos. Están situados en el extremo oriental de la ciudad para aprovechar los fuertes vientos que soplan en la isla casi todo el año. En la actualidad solo quedan 7  y ninguno está en funcionamiento pero se han conservado y rehabilitado ya que forman parte del paisaje de la isla.  Uno de ellos, el que está situado en la parte alta de la ciudad,  se ha convertido en la sede del Museo de la Agricultura.

Otro de los símbolos de Mykonos  es el pelícano. Y es que a mediados de los años 50 tras una tormenta un pelícano apareció por la isla y se quedó para siempre. Petros, le pusieron de nombre y cuando murió decidieron sustituirlo por otro. La verdad es que he leído un poco de todo sobre Petros, es una historia curiosa. 

 

Desde el mirador de los molinos vemos una bonita vista de la "Pequeña Venecia" con los cruceros al fondo. 

Crucero por las islas griegas, Mykonos.
Crucero por las islas griegas, Mykonos.

Desde los molinos nos acercamos al barrio de "Alefkandra" para recorrer, si se puede, su "Mikri Venetia", la Pequeña Venecia, y digo si se puede porque si la marea esta muy alta no se puede pasar.  Es un barrio muy pintoresco.  Estas casas fueron construidas en el siglo XVIII al borde del mar. Destacan los balcones de madera de diferentes colores que rompen con la arquitectura tradicional de la isla, esto es, casas encaladas de blanco con forma cúbica y techos planos. Es una zona muy frecuentada tanto de día como de noche, un buen lugar para tomar algo y disfrutar de las vistas.

 

Ya de vuelta al centro seguimos callejeando y nos encontramos con la única iglesia católica de la isla dedicada a la Virgen del Rosario. 

Una vez en el puerto recorremos el pequeño paseo marítimo hacia la dirección contraria.  Restaurantes, bares, tiendas y al fondo una pequeña playa. 

 

La isla de Mykonos es famosa también por sus playas y su vida nocturna.  La mayoría de las playas son de arena dorada y aunque no son muy grandes tienen el encanto propio del lugar. Aunque en temporada alta están demasiado concurridas.   Todo depende de lo que uno vaya buscando. 

 

Desde el puerto pesquero se puede coger una lancha para visitar la isla de Delos, una de las más pequeñas del Egeo, tan solo 3,5 km cuadrados. Sin embargo en ella se encuentra uno de los yacimientos arqueológicos mas importantes de Grecia y ha sido declarada Museo Nacional. Otro dato es que la isla esta deshabitada.

 

Según la mitología fue en Delos donde Leto dio a luz al fruto de sus amores con Zeus, los gemelos Apolo y Artemisa. De ahí que se convirtiera en un importante centro espiritual para los antiguos griegos. En ella se construyeron santuarios, templos, un teatro, un gimnasio... 

 

La isla forma parte del catálogo de "lugares culturales protegidos" por la UNESCO.  

Crucero por las islas griegas, Mykonos.

Zarpamos rumbo a Volos en la Grecia continental, a unos 300 km al norte de Atenas.  Desde allí vamos a conocer los Monasterios de Meteora. Otro día inolvidable.

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: